fk logo

FREE CONSULTATION

310-622-9434

Family Law Specialists*

Steve Fernandez and Mark Karney are Certified Family Law Specialists* 

Contrató a un abogado para representarlo y estaba convencido de que tomó una buena decisión, pero ahora tiene la sensación de que cometió un error. Quizás  es muy difícil de localizar o usted nota que no pone empeño en su caso.

Puede que haya choques de personalidad o no haya una buena organización. En el peor de los casos, descubrió prácticas deshonestas en la facturación por sus servicios o comportamientos poco éticos. Quizás se pregunte ¿Qué debe hacer ahora?

A continuación le mostramos seis señales claras que indican que contrató a un mal abogado y cómo evitarlas en el futuro:

1)Poco Entusiasta

Su abogado debe darle la misma importancia que usted le da a su caso . probablemente tenga varios clientes y casos pero no es motivo para descuidar el suyo, cuando hable con él asegúrese de que conoce su situación y tiene un objetivo claro. 

Otro factor importante es el entusiasmo al desempeñar su trabajo porque será él quien convenza a los jueces o al jurado de que el fallo sea a su favor.

2) Mala Comunicación

Si termina frustrado cada que intenta contactarlo, es posible que no haya elegido a un buen abogado. Parte de su trabajo es mantenerlo informado y preguntar su opinión sobre las decisiones más importantes. Quizás sienta que casi no es tomado en cuenta o que la comunicación se vuelve complicada.

¿Qué debe hacer si su abogado es poco accesible? Hable con él y explíquele sus expectativas para una buena comunicación. Si no ve una mejoría, lo mejor es despedirlo y contratar a un abogado que satisfaga sus necesidades.

3) Conflictos de Personalidad

Existen toda clase de abogados. Algunos son muy enérgicos, otros más tranquilos y otros tienen una personalidad más neutral.  Y debe encontrar a uno que se ajuste a su personalidad. 

Si usted es una persona que se pone nervioso fácilmente quizás un abogado muy dinámico y enérgico lo haga sentir al límite y eso no le agrade.

El abogado que lo represente debe hacerlo sentir en calma como mínimo. Mostrarse racional y con una actitud calmada, si no cuenta con estas cualidades o se siente incómodo es mejor que busque otras opciones.

4) Mala Organización

¿Y qué hay de la manera cómo se organiza su abogado? ¿Suele olvidar las citas o constantemente llega tarde? ¿Es poco cuidadoso con su apariencia física? El aspecto desaliñado y la impuntualidad son banderas rojas. 

No lo tomarán en serio en la corte y usted tampoco debería. Muchos casos como los concernientes a la custodia de menores o divorcios tienen normas estrictas. No contrate un abogado que no pueda recordar sus compromisos.

5) Facturación Confusa

Normalmente el método de pago es por hora o por tarifa de contingencia, este último se refiere a que el abogado recibe honorarios únicamente hasta haber ganado el caso. 

Debe tener cuidado especialmente si el método de pago es por hora. Muchos abogados tienen un equipo de trabajo donde manejan diferentes tarifas por hora. Su factura debe especificar quién trabaja en su caso y qué labor desempeñan. No es una buena señal si su abogado no aclara esto.

6) Comportamiento Poco Ético

 Un abogado está sujeto a ciertas reglas de ética y responsabilidad profesional provistas por El Colegio de Abogados de Estados Unidos y las leyes estatales y locales. En California el colegio de abogados establece normas que deben ser acatadas. Mentir, violar las leyes o comportamiento inapropiado en la corte son considerados como  los comportamientos deshonestos más comunes. 

Otro tipo de acciones que podrían considerarse como poco éticas incluyen exagerar el número de procedimientos o las acciones legales sin fundamento. Alejese de inmediato si se entera que su abogado comete actos fraudulentos o incluso le pide a usted que mienta o infringir las leyes.

Cómo Evitar Contratar a un Mal Abogado en el Futuro

Antes de contratar a un abogado pregunte cuál es su forma de trabajar, también es conveniente que hacerle saber sus expectativas, es importante que ambos lleguen a acuerdos. Por ejemplo puede preguntarle cómo desea que se lleve a cabo la comunicación. Quizás el acostumbre a usar mensajes de texto por medio de las redes sociales para comunicarse pero usted prefiere las llamadas telefónicas, puede no ser la mejor combinación. 

Investigue antes de contratar a un abogado, puede hacerlo buscando reseñas por internet de clientes pasados para saber lo que piensan de sus servicios y de su estilo para trabajar. También puede investigar si ha tenido sanciones disciplinarias

Esto le permitirá saber qué tipo de abogado es. También podrá comprobar si han habido acusaciones en su contra por facturación sospechosa o comportamiento poco ético. Si es así, es mejor que busque otra alternativa.